El turismo como refractor

  • Saida Palou Rubio Universitat de Girona
  • Fabiola Mancinelli Universitat de Barcelona

Resum

La antropología, como el turismo, tiene sed de otredad, porque es nómada de conocimiento y de experiencia. En su génesis encontramos algo de aventura y de atrevimiento, y a veces deviene un espejo calidoscópico contra el cual nos observamos a nosotros mismos. Antropología y turismo se asemejan por su “innata” curiosidad hacia la diferencia y a lo extraordinario, y continúan asemejándose cuando hoy en día no solo reclaman distancia y exotismo, sino también un acercamiento a lo cotidiano y ordinario, a una realidad que se nos puede antojar familiar o vulgar a la vez. Se ha escrito bastante a propósito de este paralelismo, y también de la tensión con la que la antropología se ha acercado a lo turístico (Bruner 2005; Stronza 2001; Galani-Moutafi 2000).
Publicades
2016-12-01